Ejemplo

Ron tiene 20 años de edad y está siguiendo la carrera de filosofía en la Universidad de Arizona. Él tiene parálisis cerebral y utiliza una silla de ruedas. Trabaja de tiempo parcial en una librería cercana donde se venden libros usados.

Ron recibe beneficios mensuales del programa Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI). Además del apoyo que recibe de SSI, tiene acceso a los programas de cobertura médica de AHCCCS. Su meta educativa es terminar sus estudios universitarios y luego hacer la carrera de derecho y ser abogado.

Ron tiene derecho a abrir una cuenta bancaria como parte de un plan PASS porque recibe beneficios de SSI y tiene ingresos de su empleo de tiempo parcial. Después de enterarse del programa de PASS, Ron habló con un miembro de un Grupo de especialistas de PASS del Seguro Social. Este grupo le ayudó a escribir un plan detallado que incluía sus gastos diarios, el costo de la matrícula y los libros, el costo de un curso de preparación para presentar el examen LSAT con el fin de entrar en la Facultad de Derecho, y los costos en los que incurriría durante sus estudios y la presentación del examen para obtener el título de abogado.

Demoró algo la redacción del plan, pero el proceso ayudó a Ron a definir lo que realmente sería necesario para alcanzar su meta. Aunque el camino sería largo, él sabía, después de definir todos los pasos, que era capaz de realizar su plan.

Una vez aprobado su plan, Ron abrió una cuenta de ahorros separada para los ahorros de su plan PASS.

Tener un plan de ahorros ya era algo, pero obtener los fondos para realizarlo iba a tomar tiempo. Una parte del plan de Ron fue la apertura de una Cuenta de Desarrollo Individual (IDA).

Ron optó por abrir su cuenta IDA a través del programa MesaCAN. Ellos le dieron un curso de capacitación financiera de 12 horas de instrucción y 10 horas de actividades para la planificación de su carrera con una consejera universitaria quien le ayudó a planificar su graduación. La meta de su cuenta IDA era idéntica a la de su plan PASS: pagar la matrícula y los cargos, libros, suministros y equipos necesarios para sus cursos en la universidad y en la Facultad de Derecho.

Él contribuye $40 al mes a su cuenta IDA y el programa de cuentas IDA contribuye fondos de igualación de 3:1. Después de completar los dos años completos de este plan, Ron habrá contribuido $960 a su cuenta y tendrá un total de $3,840 en ahorros que él podrá aplicar al pago de los gastos de su educación.

Debido a la Exclusión de Ingreso Devengado para Estudiantes, a Ron se le permite ganar más de $500 por mes en su empleo de tiempo parcial sin que ese dinero se tome en cuenta cuando se calcula su beneficio del programa Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI). Él contribuyó $40 por mes a su cuenta IDA y pudo ahorrar otros $460 por mes en la cuenta de su plan PASS. Debido a los fondos de igualación de su cuenta IDA, el logró ahorrar un total de $14,880 a lo largo de los primeros dos años de su plan.

Ron ya está cursando estudios universitarios, así que él estará gastando dinero de la cuenta de ahorros de su plan PASS mientras sigue ahorrando. Sin embargo, al poder ahorrar tanto dinero cada mes sin que se afecten sus beneficios por discapacidad, él confía en que podrá alcanzar sus metas si se atiene a su plan.