Si usted está recibiendo beneficios de un programa de beneficios públicos, le conviene enterarse de las reglas llamadas “incentivos de trabajo” que pueden ayudarle a tratar de trabajar sin afectar de inmediato sus beneficios. Usted no tiene que preocuparse por la pérdida inmediata de su cobertura médica —como, por ejemplo, la del Sistema de Control de los Costos de Atención Médica de Arizona (AHCCCS) o la de Medicare— o sus beneficios en efectivo, como, por ejemplo, los del programa Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) o del Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI).

El programa del Boleto para Trabajar le ayudará si usted está recibiendo beneficios de SSI o de SSDI, ofreciéndole servicios que posiblemente necesitará cuando se prepara para trabajar, ayudándole a encontrar, obtener y mantenerse en un empleo. Estos servicios consisten, por ejemplo, en evaluaciones vocacionales, capacitación en destrezas, consejos sobre su carrera, ayuda para buscar un empleo y su colocación en él. Una vez que usted empiece a trabajar, seguirá siendo elegible para recibir servicios que le ayuden a mantenerse en su empleo. Lo mejor de este programa es que usted podrá recibir todos estos servicios sin que se afecte de inmediato su elegibilidad para recibir beneficios.

Si usted tiene una discapacidad, es posible que tenga derecho a recibir estos tipos de servicios de rehabilitación vocacional a través de la Administración de Servicios de Rehabilitación de Arizona (AZRSA) aunque no sea elegible para participar en el programa del Boleto para Trabajar.

Le conviene también aprovechar los servicios de un Centro Profesional de Una Parada (One-Stop Career Center) en su comunidad cuando comienza a pensar en volver a trabajar.

En este artículo, le presentaremos los incentivos de trabajo ofrecidos por el programa del Boleto para Trabajar, la administración AZRSA y los Centros de Una Parada, y otros incentivos de trabajo que podrán ayudarle a encontrar un empleo y manejar sus beneficios una vez que comience a trabajar.