¿Tiene una discapacidad?

Además de verificar si está asegurado, el Seguro Social verifica si usted tiene una discapacidad que satisface sus criterios. Para determinarlo, el Seguro Social examina todo lo que usted envía con su solicitud del SSDI y sigue un proceso de cinco pasos.

Si está asegurado y el Seguro Social dice además que tiene una discapacidad, podría calificar para beneficios del Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI).

Observación: El Seguro Social no sigue estos pasos si usted es ciego, sino que usa reglas especiales para ese caso. Por lo general, si su vista en el ojo más sano no se puede corregir para mejorarla a más de 20/200, o su campo de visión está 20 grados por debajo o menos, se le considerará ciego. Obtenga más información sobre las reglas del Seguro Social sobre la ceguera.

Paso 1: ¿Está trabajando dentro del índice de trabajo sustancial y lucrativo?

Si está trabajando y su ingreso mensual antes de la deducción de impuestos es superior al índice de trabajo sustancial y lucrativo (SGA), no se determinará que tiene una discapacidad conforme al Seguro Social y no calificará para recibir beneficios del SSDI. En 2019, el índice de SGA es de $1,220 ($2,040 si es una persona ciega).

Si no está trabajando o si sus ingresos están por debajo del índice de la SGA, el Seguro Social pasará al próximo paso para decidir si tiene una discapacidad.

Ejemplo

Rose gana $22.00 la hora y trabaja 60 horas a la semana. Su ingreso mensual bruto es de $1,320 ($22.00 x 60), aunque después de la deducción de impuestos, su cheque queda en solo $1,120.

Aunque Rose solo recibe $1,120 al mes por sus cheques, el Seguro Social cuenta el total de sus $1,320 en ingreso mensual bruto. Puesto que $1,320 es mayor que el índice de SGA ($1,220), el Seguro Social ha determinado que ella no tiene una discapacidad que le impida trabajar.

Algunas de las reglas del SSDI podrían reducir su ingreso contable por debajo del índice de SGA

Si su ingreso devengado supera el índice de SGA, existen algunas reglas, llamadas deducciones, que podrían reducir la porción de su ingreso que cuenta el Seguro Social y ayudarle a obtener el SSDI. Las deducciones más comunes son los gastos de trabajo relacionados con la discapacidad (IRWE) y los subsidios salariales.

Tiene que informarle al Seguro Social sobre estas cuando solicite los beneficios. Obtenga más información sobre deducciones.

El índice de SGA y el trabajo por cuenta propia

Si usted trabaja por cuenta propia, el Seguro Social utiliza tres pruebas especiales para comparar su ingreso con el índice de SGA, puesto que el monto de dinero que usted recibe como tal de su negocio depende de muchos factores.

Si el Seguro Social decide que usted no realiza un trabajo sustancial y lucrativo usando las tres pruebas, podría calificar para el SSDI.

Observación: Si usted trabaja por cuenta propia y es ciego o tiene más de 55 años, hay reglas especiales de SGA. Para más información, hable con un/a consultor/a de incentivos de trabajo.

Prueba 1 para personas con trabajo por cuenta propia: Servicios significativos e ingreso sustancial

Si usted realiza mucho trabajo que es importante para su negocio y el ingreso que recibe de su negocio es grande, el Seguro Social probablemente decidirá que puede mantenerse financieramente (tiene un SGA) y no califica para SSDI.

Según el Seguro Social, los servicios que realiza son significativos si:

  • Opera un negocio (que no sea un granja) por su cuenta completamente, o
  • Usted y como mínimo otra persona administra el negocio y usted se encarga de más de la mitad del tiempo de gestión. Por ejemplo, si gestionar el negocio requiere 60 horas al mes y usted se encarga de 45 horas, los servicios que usted presta son vitales.

Según el Seguro Social, su ingreso es sustancial si:

Si el resultado de la prueba 1 indica que no realiza un trabajo sustancial y lucrativo, el Seguro Social procederá a la prueba 2.

Prueba 2 para personas que trabajan por cuenta propia: Comparación de la actividad laboral

El Seguro Social analiza detalles como las horas trabajadas, las destrezas necesarias, las responsabilidades y el esfuerzo que implica el trabajo para ver si cuenta como SGA.

Si el trabajo que usted realiza es más o menos igual que el trabajo que realizan personas sin discapacidad que se encuentran en negocios similares dentro de su comunidad, el Seguro Social probablemente decidirá que usted puede trabajar lo suficiente para mantenerse a sí mismo (realiza un SGA) y no califica para SSDI.

Si el resultado de la prueba 2 indica que no realiza un trabajo sustancial y lucrativo, el Seguro Social procederá a la prueba 3.

Prueba 3 para personas con trabajo por cuenta propia: Valor de la actividad laboral

El Seguro Social examina su trabajo mensual. Si les parece que el valor de su trabajo es mayor de $1,220 por mes como producto de su negocio, o si tendría que haberle pagado a otra persona al menos $1,220 cada mes para realizar esa labor, el Seguro Social probablemente decidirá que usted puede trabajar lo suficiente para mantenerse (realiza un SGA) y no califica para SSDI.

Si el resultado de la prueba 3 indica que usted no realiza un trabajo sustancial y lucrativo, el Seguro Social procederá al paso 2 del proceso de determinación de la discapacidad y podría calificar para SSDI.

Paso 2: ¿Su afección médica es grave?

Para que el Seguro Social indique que tiene una discapacidad, se debe anticipar que su afección médica:

  • Limite en un grado importante su capacidad de realizar actividades básicas del trabajo durante al menos 12 meses consecutivos, o bien
  • Conduzca a la muerte.

Si este es el caso, el Seguro Social procederá al paso 3 para decidir si usted tiene una discapacidad.

Si no, se entiende que no tiene una discapacidad y no calificaría para beneficios de SSDI. Usted puede apelar esta decisión.

Paso 3: ¿Su afección médica figura en la lista de discapacidades del Seguro Social?

El Seguro Social tiene una lista de discapacidades que automáticamente implican que usted tiene una discapacidad. Esta incluye muchas afecciones mentales y físicas. Si su afección figura en la lista, el Seguro Social determinará que tiene una discapacidad y se saltará los pasos 4 y 5.

Si su afección no figura en la lista, el Seguro Social estudiará si esta es tan grave como una afección que sí figura en la lista. Si lo es, el Seguro Social determinará que tiene una discapacidad y se saltará los pasos 4 y 5.

Si su afección no es tan grave, el Seguro Social procederá a los pasos 4 y 5 para decidir si tiene una discapacidad.

Paso 4: ¿Puede realizar el mismo tipo de trabajo que antes?

Si su problema de salud no le impide trabajar como lo hacía antes, el Seguro Social determinará que no tiene una discapacidad y no califica para el beneficio de SSDI.

Si su problema de salud le impide realizar el mismo tipo de trabajo que antes, el Seguro Social procederá al paso final a fin de decidir si tiene una discapacidad.

Ejemplo

Wilson trabajaba en construcción. Un día se cayó de la motocicleta y se lastimó gravemente las rodillas. Como tiene movilidad limitada y no puede estar de pie durante largos períodos de tiempo, ya no puede hacer trabajo de construcción.

Wilson no puede hacer el mismo tipo de trabajo que antes y la SSA procede al paso 5 para determinar si tiene una discapacidad.

Paso 5: ¿Puede realizar algún otro tipo de trabajo?

Si no puede realizar el mismo trabajo que antes, el Seguro Social se fijará en su edad, su preparación, sus habilidades y su problema de salud para determinar si hay otro tipo de trabajo que podría realizar.

Si su problema de salud no le impide realizar otro tipo de trabajo y devengar un ingreso dentro del índice de SGA, no se considerará que tiene una discapacidad y no calificará para el beneficio de SSDI.

Ejemplo

Aunque la lesión de Wilson le impide trabajar en obras de construcción, sí puede administrar proyectos de construcción desde un escritorio, de modo que el Seguro Social determina que no tiene una discapacidad.

Si su problema de salud le impide realizar otro tipo de trabajo y devengar un salario dentro del índice de SGA, el Seguro Social determinará que usted tiene una discapacidad, siempre y cuando cumpla con los otros cuatro criterios.

Si está cubierto y tiene una discapacidad, podría calificar para beneficios de SSDI.