Responsabilidades nuevas

Además de su privilegio nuevo para tomar decisiones, a medida que usted se convierte en persona adulta adquiere también nuevas responsabilidades. Durante la niñez y la adolescencia, sus responsabilidades son por lo general menores, como, por ejemplo, hacer los deberes de la escuela y ayudar con las tareas domésticas. Pero más tarde, tendrá que atender asuntos importantes, como, por ejemplo, encontrar casa y empleo.

Muchas de las cosas deberá realizar y sobre las cuales tendrá que tomar decisiones son cosas que sus padres han manejado en el pasado. Entre otras cosas, necesitará encargarse de administrar su dinero, pagar sus cuentas, manejar sus beneficios y su atención médica, supervisar a sus asistentes personales y tomar todas las decisiones relacionadas con su vida independiente. A continuación, exploraremos algunos de estos asuntos y la manera de enfocarlos.

La administración de su dinero

Necesitamos dinero para pagar los gastos de nuestra vida diaria, y también para cubrir nuestras necesidades a largo plazo. Tenemos que encontrar la manera de satisfacer nuestras necesidades de ahora y prepararnos también para el futuro. Considerar cómo gastar nuestro dinero ahora y cómo ahorrar para el futuro se conoce como la administración del dinero y la planificación económica.

La administración del dinero puede ser intimidante. A lo mejor le parece que nunca tendrá el dinero suficiente para vivir cómodamente o en forma independiente, o que nunca va a ganar la cantidad que le permitirá ahorrar para la jubilación. No piense que tiene que resolver todos estos problemas ahora. Su meta debe ser seguir aprendiendo contínuamente a tomar decisiones fundadas en sus necesidades y capacidades económicas, tanto las de hoy como las futuras.

Hay muchos recursos disponibles para ayudarse a adquirir buenas destrezas para la administración de su dinero. La organización Arizona Assets Alliance tiene un sitio web dedicado a ayudarle a encontrar recursos para desarrollar bienes adaptados a sus metas de estabilidad económica. Para obtener información general sobre la planificación económica, junto con sugerencias prácticas y maneras ingeniosas de ahorrar, visite el sitio web de Money Management International.

Cómo llevar la cuenta de su dinero

Una de las causas más comunes de los problemas económicos de la gente consiste en no saber cuánto dinero tiene y cuánto gasta. Se ha preguntado alguna vez al abrir su billetera, "¿Qué se me hizo todo mi dinero?" A veces, parece sencillamente desaparecer.

Para ver cuánto en realidad gasta, complete este ejercicio:

  1. Piense en todas las cosas en las que gasta dinero durante un mes. Haga una lista de ellas y escriba lo que considera que cuestan. Usted gasta dinero en algunas cosas solamente una vez al mes, como, por ejemplo, el alquiler o la cuenta del teléfono; posiblemente gasta dinero cada semana en otras cosas, como, por ejemplo, la gasolina o los víveres; y gasta dinero a diario en cosas como el almuerzo. Guarde la lista en un lugar seguro.
  2. Escriba todos sus gastos reales durante un mes, utilizando una pequeña libreta o calendario. Cada vez que gasta dinero en algo, escriba la cantidad; incluya todo lo que compra y todas las cuentas que paga.
  3. Al fin del mes, compare la lista de gastos que le parecía tener con la lista de sus gastos reales.

Cuando sepa en qué gasta su dinero, podrá controlar sus gastos eligiendo mejores opciones. Utilice este ejercicio para decidir cuáles de sus gastos son necesarios y cuáles podrá reducir.

El pago de sus cuentas y tarjetas de crédito

Pagar sus cuentas es una parte importante de la administración de su dinero. Páguelas tan pronto como pueda, para evitar cargos adicionales o intereses. Averigüe también con su banco si puede pagar sus cuentas en línea o en forma automática —hacer esto posiblemente simplificará mucho el proceso y asegurar que no se le olvide pagar alguna cuenta. Y ¡no deje nunca de asegurarse de tener fondos suficientes en su cuenta bancaria para hacer los pagos!

¿Qué es una puntuación crediticia?

Usted probablemente ha escuchado a alguien hablar de su “puntuación crediticia”. Una puntuación crediticia es sencillamente un número que representa su puntualidad en el pago de sus deudas y, por lo tanto, las probabilidades de que una compañía le preste dinero o le permita cargar cosas con la intención de pagarlas más adelante. En los EE. UU., las puntuaciones crediticias van desde 300 hasta 850. En cuanto más alta sea su puntuación, tanto más es la puntualidad con que usted pagó sus deudas en el pasado y, por lo tanto, la probabilidad de que pagará sus deudas en el futuro.

Las compañías que expiden tarjetas de crédito, los bancos y las compañías que venden autos deciden extenderle crédito o negárselo en base a su puntuación crediticia; por eso, es importante mantener su puntuación lo más alta posible.

Para obtener más información sobre el crédito, su puntuación crediticia y la manera de saber a qué nivel está, visite el sitio web de la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission) titulado Protección del Consumidor. La Comisión Federal de Comercio es la dependencia oficial del gobierno que supervisa a las compañías que expiden tarjetas de crédito y a otras compañías financieras, y ofrece mucha información en su sitio web.

Cómo evitar la acumulación de deudas

Si usted gasta más de lo que gana, lo más probable es que acumulará deudas. Las deudas son peligrosas —si usted no hace nada para controlarlas, su problema se hará cada vez peor. Además, acumular deudas es muy fácil pero pagarlas es muy difícil. Usted puede tener la tentación de ignorar sus cuentas y dejar de pagarlas, pero no le conviene hacerlo porque sus deudas sencillamente aumentarán.

Si usted tiene deudas, actúe ahora. Si sus deudas le abruman y necesita ayuda, visite el sitio web de la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio para localizar un servicio de asesoramiento crediticio en su comunidad. La Comisión Federal de Comercio ofrece sugerencias prácticas para ayudarle a elegir un servicio de asesoramiento crediticio.

La pobreza y las discapacidades

En 2008, el 25% de las personas con discapacidades entre las edades de 21 y 64 años en los Estados Unidos vivían en familias cuyos ingresos eran de menos del nivel de la pobreza reconocido. En comparación, la tasa de pobreza para las personas sin discapacidades de entre esas dos edades era de solamente el 10%.

Sin embargo, la situación está mejorando. Durante las décadas recientes, las personas con discapacidades han obtenido cada vez más acceso a los empleos, gracias a leyes como la Ley de personas con discapacidades de los Estados Unidos (ADA). Para obtener más información sobre la manera de encontrar un empleo que le pueda llevar a la independencia económica, visite el sitio web de DB101 y lea el artículo titulado Cómo encontrar un empleo.

El manejo de sus beneficios

Si usted es elegible para recibir beneficios públicos de programas como el Sistema de Control de Costos de Atención Médica de Arizona (AHCCCS) o beneficios en efectivo del programa Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) y si tiene menos de 18 años de edad, es probable que sus padres u otras personas adultas se encargan de presentar solicitudes de beneficios a nombre suyo y de mantener al día su conocimiento de los beneficios que usted tiene derecho a recibir.

Sin embargo, cuando usted se convierte en persona adulta, los beneficios cambian mucho. Si no era elegible para recibir beneficios cuando tenía menos de 18 años, es posible que empiece a tener derecho a recibirlos cuando cumpla los 18 años. Y si es elegible, usted es ahora la persona que debe asegurarse de recibir sus beneficios y cumplir las reglas. El excelente artículo titulado Beneficios para la gente joven en el sitio de la Web de DB101 le ayudará a comprender sus beneficios.

La planificación económica

Cuando usted obtiene un empleo, podrá empezar a ahorrar dinero. Si está recibiendo beneficios como los de SSI, visite el sitio de la Web de DB101 y lea el artículo titulado Beneficios para la gente joven, el cual le indicará cómo puede empezar a ahorrar dinero sin perder los beneficios que está recibiendo de programas como el de las Cuentas de Desarrollo Individual (IDA) y el de los Planes para Lograr la Autosuficiencia (PASS). Aun si usted no está recibiendo beneficios públicos, le interesarán posiblemente otros tipos de cuentas de ahorro, como, por ejemplo, los planes de pensiones individuales (Individual Retirement Accounts - IRA) y los planes de pensiones 401(k).

Cuando usted ahorra dinero, ese dinero comienza a aumentar por su cuenta. Esto se debe a que acumula intereses o crea ganancias que, con el tiempo, le darán una cantidad de dinero mucho mayor que la cantidad que usted ahorró inicialmente. Si aparta sólo un poco de dinero cada mes,podrá acumular lentamente suficiente dinero para pagar gastos importantes, como, por ejemplo, su educación, una vivienda o hasta su jubilación. EQUITY: Asset Building for People with Disabilities, a Guide to Financial Empowerment también contiene abundante información sobre la manera en que las personas con discapacidades pueden ahorrar dinero y mejorar su seguridad económica.