Su familia, sus amistades, su comunidad

Cómo hablar con sus padres

Una de las cosas más difíciles durante la adolescencia es el cambio que ocurre en las relaciones con nuestros padres o guardianes. Durante su niñez, estas personas tomaban casi todas las decisiones por usted. Al llegar a la adolescencia, usted adquirió el derecho de tomar algunas de sus decisiones, como, por ejemplo, con quiénes hacer amistad y qué hacer con parte de su tiempo libre, pero sus padres todavía imponían restricciones a sus opciones.

Sus padres tienen motivos sólidos para participar en su vida. Ellos le quieren y le han cuidado desde el día en que usted nació. Han luchado por su bienestar y han hecho todo lo posible para ayudarle a tener éxito en la vida.

Sin embargo, al cumplir 18 años, usted llega a la edad adulta. Se convierte en la persona que tiene la última palabra en la mayoría de sus decisiones. Para algunas personas, la transición a la vida adulta ocurre sin muchas complicaciones —sus padres comprenden la manera en que pueden dar apoyo a sus hijos. Sin embargo, muchos adolescentes pasan por un período difícil con sus padres a medida que se convierten en adultos jóvenes. Si éste es su caso, no se preocupe —es algo natural.

Si sus padres opinan que usted no tendrá éxito en la vida debido a su discapacidad, es importante que encuentre a un/a mentor/a o consejero/a paritario/a con quien pueda conversar sobre sus inquietudes. Le conviene también recomendar a sus padres que visiten un centro de vida independiente, donde podrán obtener más información sobre las discapacidades y sobre todas las cosas que son posibles para alguien que vive con una discapacidad.

Con frecuencia, el dinero puede causar problemas en las relaciones entre los jóvenes y sus padres. Esto puede ser porque ellos le están dando apoyo económico. Por otra parte, el conflicto puede deberse a que ellos se habían acostumbrado a recibir sus cheques de beneficios, posiblemente sus cheques de SSI, y ahora esos cheques se le envían a usted. La mejor solución a largo plazo para este tipo de problema consiste en que usted obtenga un buen empleo y logre su independencia. Para esto, es necesario tener un buen plan y trabajar duro.

Aun si usted y sus padres no se pueden poner de acuerdo en todo, no rechace las ideas y opiniones de ellos sencillamente porque son sus padres. En gran parte, ser independiente consiste en la libertad para vivir su propia vida; pero, para lograr esto, usted necesita asegurarse de tener un círculo compuesto por su familia, sus amistades y otras personas en las que pueda confiar y de las que pueda recibir apoyo y consejos. Sus padres, quienes le han apoyado por muchos años, son de importancia clave como miembros de ese círculo.

La auto-defensa de sus derechos

Para tener éxito como persona adulta, usted deberá expresar sus puntos de vista, y defender sus necesidades y derechos. Esto se conoce como la auto-defensa de sus derechos personales.

La auto-defensa no requiere que usted tenga que hacerlo todo por cuenta propia. Su familia y sus amistades podrán darle apoyo. Existen también organizaciones comunitarias, como, por ejemplo, los centros de vida independiente, que podrán ayudarle. Si usted tiene un empleo con una empresa grande, es posible que en su lugar de trabajo haya un grupo organizado de empleados con discapacidades; o, si asiste a clases en una institución de educación superior, podrá unirse al grupo de estudiantes con discapacidades en su escuela.

Recursos comunitarios para personas con discapacidades

A continuación, señalaremos varias organizaciones excelentes que pueden ayudarle a desarrollar destrezas de auto-defensa.

El Consejo de Acción Juvenil de Arizona (Youth Action Council of Arizona - YAC-AZ) es un grupo de jóvenes con discapacidades en Arizona que se reúnen regularmente en línea y en persona para conversar sobre problemas importantes, divertirse y explorar nuevas posibilidades. También se puede seguir las actividades de YAC-AZ en Facebook.

El sitio web del Consorcio Nacional sobre Liderazgo y Discapacidades de los Jóvenes (NCLD/Y) tiene información sobre la manera de convertirse en líder, la historia de las discapacidades, el Movimiento en Favor de las Personas con Discapacidades, sus derechos y más.

La Red Nacional de Liderazgo Juvenil (NYLN) ayuda a fomentar el desarrollo del liderazgo, la educación, el empleo, la vida independiente, la salud y el bienestar personal de la gente joven con discapacidades. Por medio de la red NYLN, usted puede participar en la defensa de los derechos de las personas con discapacidades a nivel nacional, estatal y local.

El sitio web titulado Youthhood está diseñado para ayudar a la gente joven con discapacidades a completar la transición de la adolescencia a la vida adulta. Este sitio contiene mucha información sobre la educación, los derechos, la salud, la obtención de un empleo, la participación en la vida comunitaria, la obtención de un/a mentor/a, la búsqueda de actividades, la formación de amistades y la manera de encontrar un apartamento.

La participación en la comunidad

Usted oirá con frecuencia que la “independencia” es una parte significativa de la vida de una persona adulta. Sin embargo, es importante comprender que vivir en forma independiente no significa vivir en la soledad. Significa poder tomar sus propias decisiones y vivir su propia vida.

Una parte importante de esto consiste en decidir cómo quiere ocupar su tiempo. Tradicionalmente, las opciones de muchas personas con discapacidades eran limitadas. Algunas de ellas tenían que vivir en instituciones; otras se veían presionadas para seguir viviendo en el hogar de sus padres. Por esto, no tenían la oportunidad de elegir pasar su tiempo con otras personas en su comunidad y participar en actividades diarias al igual que los demás.

Sin embargo, los líderes en la comunidad de personas con discapacidades y varias leyes nuevas han cambiado las cosas. Ahora, las instalaciones públicas son mucho más accesibles y las personas con discapacidades pueden participar en actividades, conocer a mucha gente, formar amistades y trabajar. Es importante que usted aproveche estas oportunidades, porque pasar el tiempo en compañía de otras personas y participar en actividades comunitarias son una parte importante de lo que hace que la vida ¡sea divertida!

Las actividades comunitarias incluyen toda clase de cosas, como, por ejemplo, ver una película, ir a fiestas o simplemente ir al mercado. Pero no es necesario que la comunidad se limite al área donde usted vive. Podría consistir en eventos realizados en línea, por teléfono o por medio de cualquier otra manera de interactuar con otras personas.

Por ejemplo, existen muchas redes estatales y nacionales donde usted puede conocer a otras personas jóvenes con discapacidades y compartir experiencias con ellas, inclusive las organizaciones y los sitios web mencionadas anteriormente. Si no conoce a mucha gente, puede investigar también los clubes, trabajar como voluntario/a en una organización, unirse a un grupo en una iglesia o buscar otras maneras de conocer gente.

Cómo encontrar un/a mentor/a

Además de unirse a grupos y comunicarse con organizaciones, usted puede participar más activamente en su comunidad a través de un/a mentor/a. Un/a mentor/a es alguien que puede darle orientación y apoyo. Muchas personas han encontrado la manera de superar obstáculos para alcanzar sus metas y vivir vidas interesantes, y muchas de ellas se complacen al compartir sus experiencias, tiempo e ideas.

Al hablar con alguien que tiene la misma discapacidad que usted, o una discapacidad similar, usted podrá obtener información práctica y enterarse de recursos disponibles cuyo propósito es ayudarle a tener éxito en lo que usted decida hacer en la vida. Su mentor/a puede ser alguien con quien usted sencillamente se comunica por teléfono o por e-mail, o puede ser alguien con quien conversa en persona.

Es posible que usted encuentre un/a mentor/a a través de su familia o de sus amistades. A continuación, encontrará otros recursos que le pueden ayudar a encontrar un/a mentor/a:

Sus derechos legales como persona discapacitada

La Ley de personas con discapacidades de los Estados Unidos (ADA) prohíbe la discriminación basada en la discapacidad en el empleo, en el gobierno estatal y estatal, en alojamientos públicos, instalaciones comerciales, en el transporte y las telecomunicaciones. Esta ley le ampara en todo lo que se refiere a la búsqueda de un empleo, los viajes en autobús, la obtención de hospedaje en un hotel y más. Es la garantía legal primaria para el trato justo de alguien con una discapacidad y, a medida que usted entra en la vida comunitaria e interactúa con otras personas y con organizaciones, puede ser importante que conozca esta ley.

La discriminación ocurre cuando alguien le trata de manera injusta o desigual debido a su discapacidad. Para obtener la protección de la Ley ADA, usted debe tener, haber tenido o ser considerado como alguien con un impedimento físico o mental que le limite substancialmente realizar una actividad importante para la vida, como, por ejemplo, oír, ver, hablar, caminar, respirar, completar tareas manuales, cuidar de su propia persona, aprender o trabajar.

Si usted tiene una discapacidad y reúne los requisitos para desempeñar un empleo, la Ley ADA le protege contra la discriminación en el empleo debido a su discapacidad. La Ley ADA exige también que los empleadores le den acomodos razonables si usted los necesita. Usted tiene la responsabilidad de notificar a su empleador que necesita un acomodo y describir el acomodo que le resultará mejor. Para obtener más información sobre los empleos y los acomodos apropiados, lea el artículo titulado Los empleos y los acomodos en el sitio web de DB101.

La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) es la agencia federal que hace cumplir la Ley ADA.

Si le parece que está recibiendo un trato injusto debido a su discapacidad, puede comunicarse con el centro de protección y defensa legal en su estado. Esta organización en Arizona es el Centro de Arizona para la Ley de Discapacidad. El sitio web del Seguro Social tiene una página que describe lo que las agencias de protección y defensa legal pueden y no pueden hacer.