El manejo de su atención médica

Uno de los aspectos clave de la vida adulta es el mantenimiento de su salud. Durante su niñez y adolescencia, sus padres manejaban su atención médica, haciendo citas con sus médicos y tomando decisiones importantes. Tenía sentido que ellos se encargaran de estos asuntos porque usted no podía entenderlos completamente entonces debido a su corta edad.

Sin embargo, al llegar a la edad adulta, es usted quien tendrá que hacerle frente a estos asuntos. Le conviene seguir pidiendo que sus padres le den consejos y apoyo, pero usted no debe dejar de enterarse de sus propias necesidades médicas y de lo que necesita hacer para asegurarse de satisfacer esas necesidades.

Necesidades generales para mantener la salud

Considere las siguientes preguntas básicas relacionadas con su salud. Estas preguntas no enfocan síntomas específicos, sino las medidas que usted necesita tomar para asegurar el mantenimiento de su salud.

¿Qué tipos de alimentos debo comer para mantener mi salud? ¿Qué alimentos debo evitar?

¿Cuáles son las actividades que necesito realizar para mantenerme en buen estado de salud?

¿Podré realizar estas actividades por cuenta propia o necesitaré que alguien me ayude?

¿Sé dirigir a otras personas para que e ayuden?

Usted puede descargar este documento a su computadora e imprimirlo.

Hable con su médico/a

Es importante que usted mantenga buenas comunicaciones con sus médicos y otros proveedores de atención para la salud. Esto se debe a que ustedes estarán desarrollando relaciones en las que compartirán ideas y tratarán de encontrar soluciones que den buenos resultados.

A veces, la gente cree que los médicos son siempre los expertos y saben más que sus pacientes, pero eso no es cierto. Usted es quien mejor sabe cómo se siente y por eso tiene la última palabra en cuanto a cualquier decisión relacionada con su salud. Claro está, su médico/a tiene conocimientos especializados y sus padres también saben mucho cuando se trata de las condiciones de su salud. Escúcheles y tome en cuenta sus ideas.

A continuación, damos algunos ejemplos de buenas maneras de comunicarse con su médico/a:

  • Informe siempre a su médico/a de cómo se siente físicamente. Dígale lo que está bien y lo que le causa molestias.
  • Hágale preguntas. Puede preguntarle si es posible que ocurran cambios en su salud a lo largo de los años, o si existen tratamientos que puedan aliviar lo que le está molestando.
  • Hable con su médico/a sobre asuntos relacionados con su salud sexual. Es posible que usted tenga preguntas o inquietudes sexuales, el control de la natalidad u otros asuntos relacionados.

Para obtener más información sobre la manera de establecer una buena relación con su médico haga clic aquí.

Su participación en la atención médica que usted recibe

Considere estas preguntas.

¿Conversa usted con su médico/a durante sus visitas al consultorio?

¿Comprende usted sus necesidades? ¿Cuáles son?

¿Hace usted preguntas y acepta los tratamientos?

¿Adónde acude para buscar información adicional a la que recibe de su médico/a?

Escriba sus ideas, pensamientos o preguntas adicionales que pueda tener.

Usted puede descargar este documento a su computadora e imprimirlo para su uso.

Cómo comprender su salud

Ahora que hemos tratado de asuntos generales, como, por ejemplo, la manera de hablar con su médico/a, es importante considerar algunos de los temas específicos relacionados con su salud que no debe perder de vista. En el pasado, sus padres posiblemente se ocupaban de estos temas, pero ahora es usted quien debe ocuparse de ellos. Mencionaremos algunos de ellos aquí. No es necesario memorizarlos, pero le conviene mantener una lista escrita de ellos en algún lugar:

  • Problemas de salud o síntomas. Usted debe recordar cuándo comenzaron y la frecuencia con que ocurren
  • Preguntas o inquietudes relacionadas con estos problemas o síntomas
  • Los medicamentos que usted está tomando y los equipos que está utilizando
  • La terapia y otros ejercicios o tratamientos médicos que usted realiza. Piense en su eficacia y decida si los quisiera cambiar
  • Los acomodos que necesita cuando está en el consultorio médico
  • El nombre de su médico/a y su número de teléfono
  • Una persona a quien contactar en casos de emergencia (podría ser un miembro de su familia o una amistad muy buena)

Cirugías anteriores — la fecha de cada cirugía, el tipo de cirugía y los resultados

Cobertura médica

Desafortunadamente, la atención médica puede ser muy costosa. Uno de los aspectos más difíciles para el mantenimiento de la salud puede ser asegurarse de tener cobertura médica apropiada para pagar el costo de sus necesidades de atención médica. Entérese de sus opciones. El artículo titulado Beneficios para la gente joven en el sitio web de DB101 contiene una buena presentación de los diferentes tipos de cobertura médica disponibles, entre ellos, el Sistema de Control de Costos de Atención Médica de Arizona (AHCCCS), el programa Libertad para Trabajar de AHCCCS, la cobertura individual, y la cobertura médica patrocinada por un empleador.

Importante

Al cumplir los 18 años, usted dejará de ser un/a menor de edad con beneficios y se convertirá en persona adulta. Si ha estado recibiendo su cobertura médica del sistema AHCCCS y continuará necesitándola, deberá hacer una cita con el sistema AHCCCS para efectuar su transferencia al sistema para adultos. Para programar esta cita, llame a la oficina del sistema AHCCCS, al 1-855-432-7587 o al 1-602-417-5010.

Si tiene cobertura conforme al plan privado de cobertura médica de sus padres, pregúnteles si seguirá teniendo esa cobertura después de cumplir 18 años.