Solicitar un acomodo antes del momento apropiado

Usted podrá solicitar un acomodo mientras solicita un empleo, después de haber recibido la oferta de un empleo, después de haberse discapacitado o cuando la naturaleza de su discapacidad o de su trabajo cambie. Tenga presente, sin embargo, que no se le exige solicitar un acomodo razonable antes de que un empleador le haya ofrecido un empleo o antes de que usted descubra que necesita un acomodo para poder desempeñar las tareas de su empleo; el momento para hacerlo posiblemente llegará después de que usted ingrese a trabajar.

Si usted solicita un acomodo razonable antes de recibir la oferta de un empleo, puede resultar difícil comprobar si el empleador le negó el empleo porque había un/a solicitante más calificado/a, o porque no quería pagar los costos de acomodos o darse la molestia de proveerlos. Negarle el empleo porque usted necesita un acomodo razonable sería discriminatorio. Es posible que le convenga esperar hasta haber recibido la oferta del empleo antes de solicitar un acomodo.

Revelar más detalles que los necesarios

Si usted voluntariamente decide revelar su discapacidad a su empleador, la cantidad de información y los detalles que le dé son estrictamente asunto suyo. Cuando su empleador tenga la necesidad legítima de obtener información sobre su discapacidad, es aceptable que usted le dé solamente la información que le permita tomar decisiones relacionadas con el desempeño de las tareas esenciales del empleo.

Por ejemplo, un empleador posiblemente tendrá la necesidad legítima de obtener más información sobre su discapacidad cuando usted le pida un acomodo razonable. O bien, es posible que su empleador le pregunte si ha habido un cambio en su condición discapacitante si usted, después de haber estado trabajando con seguridad, deja de hacerlo. No hay ninguna necesidad de dar voluntariamente, durante una entrevista o mientras trabaja, más información que la que sea necesaria para contestar las preguntas legítimas que su empleador le haga sobre su discapacidad y sobre los acomodos razonables que usted le pida.

No solicitar un acomodo necesario

Usted debe solicitar un acomodo razonable cuando existe un obstáculo que le impida o dificulte su participación en el proceso de contratación, el desempeño de su empleo, el cumplimiento de una norma del empleo o el acceso a otros beneficios del empleo.

Usted tiene el derecho de revelar o no revelar su discapacidad durante el proceso de contratación y durante el empleo. Tenga presente, sin embargo, que si decide no revelar su discapacidad en el momento de determinar que necesita un acomodo y luego no puede desempeñar las tareas esenciales de su empleo, su empleador tiene derecho a tomar medidas disciplinarias en su contra o de despedirle del empleo si no puede desempeñar su trabajo sin el acomodo. En ese caso, usted no podrá alegar que el empleador le discriminó debido a su discapacidad.

No documentar su solicitud de acomodo

Aunque su empleador no tenga establecidos pasos oficiales para la solicitud de acomodos por sus empleados, usted debe mantener un registro escrito de su solicitud de acomodo. Por ejemplo, usted puede solicitar sus acomodos por e-mail y, si ocurren comunicaciones verbales sobre su acomodo, usted debe confirmar la conversación después por e-mail y pedir que su empleador le notifique por escrito si su entendimiento de lo acordado no es idéntico al suyo. De esta manera creará un archivo escrito que puede serle útil después, especialmente si ocurre algún malentendido o si su empleador no quiere proveerle un acomodo necesario.