Puntos básicos

Para las personas con discapacidades, la posibilidad de trabajar es ahora más que nunca una realidad. Muchas personas con discapacidades tienen empleos importantes que disfrutan y en los cuales tienen éxito. Con una capacitación apropiada, con preparación y con acomodos apropiados en su sitio de trabajo, usted puede tener una carrera exitosa. Trabajar no solamente le permitirá ganar su propio dinero, sino que le ofrecerá independencia de los beneficios públicos. Lo más probable es que conocerá a otras personas y que establecerá amistades nuevas en su empleo. Tendrá oportunidades de elegir el tipo de empleo que desea hacer y el lugar donde desea trabajar.

Es posible que haya escuchado muchos mitos acerca de la manera en que trabajar afectará sus beneficios por discapacidad y su cobertura de atención médica. Usted posiblemente teme que perderá sus beneficios si trabaja. Posiblemente le preocupa encontrar la manera de recuperar sus beneficios si deja de trabajar o si necesita trabajar menos horas debido a su discapacidad. Deseamos ofrecerle la realidad acerca de estos mitos, para que sienta comodidad y seguridad al comenzar o volver a trabajar, y deje de preocuparse por la pérdida prematura de sus beneficios.

La Administración del Seguro Social ha incluido en sus programas de beneficios muchas protecciones que le permitirán comenzar a trabajar sin perder sus beneficios. Estas protecciones representan diversas maneras en que usted podrá conservar sus beneficios en efectivo y de cobertura médica si todavía los necesita cuando vuelve a trabajar, o cuando cambia el número de horas que trabaja.

En esta sección, explicaremos siete de los mitos comunes relacionados con el trabajo, con información acerca de la manera en que pueden confundir y, con frecuencia, desanimar a personas con discapacidades que desean trabajar.

Siete mitos acerca del trabajo y los beneficios
  • Mito #1: No puedo trabajar debido a mi discapacidad.
  • Mito #2: Perderé mis beneficios de SSI/SSDI cuando comience a trabajar.
  • Mito #3: Si trabajo, perderé mis beneficios de cobertura médica.
  • Mito #4: Si comienzo a trabajar, el Seguro Social decidirá que ya no tengo una discapacidad.
  • Mito #5: No hay recursos que me puedan ayudar a encontrar y conservar un empleo.
  • Mito #6: No puedo pagar los costos extra de comenzar a trabajar.
  • Mito #7: No necesitaré mis beneficios mientras tenga un empleo, pero si dejo de trabajar debido a mi discapacidad no podré recuperar mis beneficios.

¿Recibe usted beneficios de SSI, SSDI, o de ambos programas? Razón por la cual necesita saber la respuesta

Las personas con frecuencia confunden los programas SSI y SSDI —esto es muy común. Es importante que usted sepa en qué programa participa o si está participando en los dos. Esto le ayudará a comprender cómo el trabajo afectará sus beneficios. Si no sabe en qué programa o programas participa, lea las siguientes explicaciones resumidas para saber si le pueden ayudar.

SSI (Seguridad de Ingreso Suplementario)

SSI es un programa “basado en necesidades”. Esto significa que es un programa para personas de ingresos bajos con poco o nada en ingresos y con recursos muy limitados. SSI paga a una persona hasta $771 como máximo en beneficios mensuales de SSI. Usted puede determinar que está recibiendo beneficios de SSI si su historia de trabajo pagado es muy limitada o no existe. Otra señal es que usted recibe sus beneficios en efectivo el día primero de cada mes. Si se ha inscrito en el programa 1619(b), está recibiendo beneficios de SSI. Las personas que reciben beneficios de SSI tienen recursos con un valor máximo de $2,000. Para obtener más información acerca del programa SSI, lea la sección de DB101 sobre este programa.

Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI)

Al programa SSDI se le llama también "SSD" o "incapacidad" o "beneficio de seguro de incapacidad". El programa SSDI funciona como una póliza de seguro. Cuando usted trabaja, se deduce de su cheque de pago un impuesto llamado en inglés FICA. Es así como usted paga esta póliza de seguro. Si se incapacita, puede recibir beneficios en efectivo de SSDI. Por lo tanto, para tener derecho a beneficios de SSDI, usted debe haber trabajado y haber pagado los impuestos FICA. Los beneficios en efectivo pueden ser desde $1 hasta más de $2,000 por mes, según el tiempo que usted haya trabajado y hecho pagos al sistema. No hay límites de ingresos ni límites de recursos que cumplir para poder recibir beneficios de SSDI. Los beneficios de SSDI no se pagan el primer día del mes. Estos beneficios se pagan el tercer día del mes o el segundo, tercero o cuarto miércoles del mes. Para obtener más información acerca del programa SSDI, lea el artículo de DB101 sobre este programa.

Si usted todavía no sabe con seguridad en qué programa(s) está participando, le conviene solicitar un Informe sobre la planificación de beneficios (Benefits Planning Query - BPQY) a través de la oficina del Seguro Social en su comunidad. El informe BPQY contiene información acerca de los beneficios de discapacidad que usted está recibiendo, inclusive sus beneficios en efectivo, sus beneficios de cobertura médica y sus antecedentes de trabajo. Haga clic aquí para leer el manual del Seguro Social sobre los informes BPQY.

¿Listo para trabajar?